5 comidas y bebidas que debes omitir de tu dieta cuando estés con ansiedad

Categoría: Alimentación

5 comidas y bebidas que debes omitir de tu dieta cuando estés con ansiedad

Siempre que nos sentimos estresados o estamos sufriendo de ansiedad, tratamos de calmarnos llevando a cabo algunas actividades que nos hacen sentir mejor. Y entre estas actividades hay algunas más sanas que otras. Una de las más frecuentes pero de las más dañinas es darnos a atracones de comida.

Ingerir comidas y bebidas que nos gustan es algo que nos produce placer y que momentáneamente reduce nuestra ansiedad. Pero en poco tiempo este placer momentáneo se vuelve en nuestra contra y nuestro organismo reacciona a la comida insana con más ansiedad.

La causa de este mecanismo está en el cortisol, también conocido como “hormona del estrés”. El cuerpo nos pide comidas altas en sal, grasas y azúcares cuando estamos estresados, pero esos ingredientes elevan los niveles de cortisol, lo que nos lleva a padecer más estrés en un círculo vicioso difícil de romper.

Para manejar mejor nuestro estrés es importante que sepamos las comidas y bebidas que debemos evitar cuando nos sintamos agobiados:

1.- Alcohol

Mucha gente cree que un vaso de vino tiene efectos relajantes, pero no es verdad. Un estudio publicado el año 2008 por el Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, muestra que el alcohol provoca mayor liberación de cortisol. Los científicos afirman que los bebedores y las personas que hayan aumentado su consumo de alcohol presentan mayores niveles de la “hormona del estrés”.

Estas conclusiones se han visto reafirmadas por otra investigación publicada en 2011 y realizada en la Universidad de Chicago, la cual indica que el estrés y el alcohol “se alimentan” mutuamente. Las personas recurren al alcohol para calmar el estrés, pero al estar estresados necesitan más cantidad de alcohol para obtener los efectos que buscan. Y a mayor ingesta de alcohol, mayor liberación de cortisol.

2.- Dulces

El estrés hace que nuestra voluntad sea más débil y que nos sea más sencillo caer en “tentaciones” o darnos “premios de consolación” como los dulces. Pero la cantidad de azúcares procesados que tienen, provocan un aumento del nivel de cortisol. Además, el aumento del azúcar en sangre y los incrementos de insulina que lo acompañan, causan irritabilidad y que deseemos darnos más atracones de comida.

3.- Bebidas energéticas

El nutricionista Jackson Blatner, autor del libro “La Dieta Flexitariana”, explica que las bebidas energéticas y de cola son los peores alimentos para el estrés por sus niveles de cafeína y azúcar, que añaden estrés adicional a tu cuerpo. Blatner afirma que estas bebidas, empeoran los períodos estresantes porque la cafeína impide el sueño (pueden contener cafeína equivalente a la de tres tazas de café), lo que puede causar insomnio y agravar el estrés.

4.- Comidas picantes

El estrés dificulta la digestión, por lo que es mejor evitar las comidas picantes ya que pueden empeorar nuestra situación. Quienes suelen padecer de estrés no llevan a cabo un buen procesamiento de las comidas; su metabolismo baja y la digestión se vuelve más lenta e ineficiente. La comida pasa más tiempo en el estómago y esto provoca problemas como el reflujo ácido. La comida picante suele empeorar esta lentitud.

5.- Comidas procesadas

Las comidas procesadas contienen mucho sodio, grasa y aditivos artificiales. Al ingerirlas sentimos placer durante un poco de tiempo, pero acaban intensificando nuestro estrés porque los alimentos altos en grasa, azúcar y sal son las comidas que aumentan nuestros niveles de cortisol. Por esta causa el estrés nos empuja hacia los atracones de este tipo de comidas.

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben

Importante
La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.
En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.
La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.