Consejos para practicar yoga en casa

Categoría: Fitness

Siempre es importante mantener un equilibrio entre nuestra mente y nuestro cuerpo, y para ello muchas personas recurren al deporte, pues ya lo dice la famosa sentencia mente sana, cuerpo sano. Sin embargo, algunas personas a la hora de escoger alguna actividad, prefieren una que implique calma. Es entonces cuando muchos consideran el Yoga.

Para practicar Yoga, además de todos los beneficios que puede aportarte, a nivel físico y mental, no es necesario tampoco que acudas a un centro especializado, aunque bien podrías hacerlo, pero si no dispones de tiempo o no te queda cercano, puedes practicarlo en casa.

Lo importante es que incluyas en tu vida alguna actividad que ponga en movimiento tu cuerpo, y te ayude a sentirte bien. Para lograr sentir bienestar, puedes visitar Gananci y encontrar muchas ideas para lograrlo.

A continuación, te daremos a conocer algunos tips para que puedas iniciarte en el mundo del Yoga, si aún no lo has hecho, y que puedas hacerlo desde tu casa, ya que así también podrás establecer tus propios momentos para hacerlo, sin seguir un horario.

Consejos para practicar yoga en casa

Lo primordial será que ubiques una esterilla para yoga, o una pequeña alfombra en la cual puedas sentarte, y tener claro que a medida que vayas siendo más constante con la práctica, tu mente y tu cuerpo experimentarán cambios que harán de cada una de tus sesiones una experiencia distinta.

    1.    Establece un propósito: relájate en la esterilla, haz que tu cuerpo se sienta cómodo. Luego, cierra tus ojos e intenta establecer una conexión con tu yo interno, y establece un propósito, el cual debes manifestar con entusiasmo y sentirlo verdaderamente.
Puedes preguntarte qué quieres lograr con esa práctica de yoga que harás a continuación. Recuerda estar atento a tu respiración, para lograr conectarte con ese instante, en el momento del presente. 

    2.    Disfruta la práctica: la idea es que no realices grandes esfuerzos si no te sientes con la suficiente preparación todavía, puesto que lo más importante es que realices las asanas de manera lenta y consciente.

Al inicio, quizás se te haga un poco difícil mantener una postura, sin embargo, esto irá cambiando a medida que la práctica se lleve a cabo de manera regular. Para empezar, puedes tratar de conservar cada postura, por lo menos durante 30 segundos, siempre y cuando tu cuerpo se sienta bien. Ligeramente, puedes ir incrementando el tiempo, pudiendo estar 2 minutos en cada postura. 

Recuerda que para realizar ciertas posturas, como la del guerrero o el árbol, vas a necesitar tratar de equilibrar tu cuerpo de ambos lados. No obstante, vale intentarlo, ya que la práctica del Yoga es beneficiosa, especialmente en momentos difíciles. También, puedes ver algunos consejos para convertir tus problemas en oportunidades de cambio.

    3.    Olvida las críticas: especialmente si tiendes a ser duro contigo mismo. No importa si no resulta perfecto al inicio, cualquier crítica negativa debe ser desestimada. Lo importante es sentirte bien, trata de ser compasivo contigo, y tu mente y tu cuerpo reflejarán ese bienestar.

    4.    Concéntrate en el momento presente: Por más que tu cuerpo trate de divagar, mantente alerta, en el aquí  y en el ahora, sin ningún tipo de juicios. Simplemente, acepta cómo eres. Para mantener la concentración, pregúntate cómo te sientes antes, durante y después de la práctica, a nivel corporal y físico.  

    5.    Permanece relajado: sobre todo cuando has finalizado la sesión. Para ello, haz la postura: El cadáver. Si no logras relajar tu cuerpo completamente, no te preocupes, esto será sólo al inicio, pero al pasar el tiempo podrás ir observando los cambios, ya que cada asana hará posible que, tanto tu mente como tu cuerpo, estén involucrados durante la práctica.

    6.    Recuerda meditar: la mayoría de las veces, meditar exige cierta disciplina y entusiasmo, y al empezar las prácticas de yoga, es normal que tu mente trate de jugarte bloqueos, y entonces empieces a sentir malestar corporal, quizás te puedas sentir triste, o aburrido. Pero ello es parte del proceso de meditar. Todo este te ayudará a crecer y adquirir cada día mayor grado de consciencia, lo cual le brindará a tu personalidad y a tu mente, mayor temple y rectitud.

Si el principio te das cuenta que no es fácil, que se te hace muy complicado meditar, entonces asume la práctica de manera calmada. Ve a tu ritmo, lo cual quiere decir que, tal vez, el primer día sólo puedas sentarte y respirar, pero el próximo día es probable que desees permanecer más tiempo.

Trata en primer lugar de hacer que esta poderosa práctica forme parte de tu vida, conviértelo en un hábito, pues así aprenderás a estar en el presente, dado que nuestra mente siempre busca evadir el momento que vive para anticiparse al futuro, o viajar hasta el pasado, pero con la meditación lograrás conectarte con el ahora.

Puedes recurrir a otras técnicas que te funcionen como apoyo, tal como concentrarte en tu respiración, practicar la visualización, o ayudarte del canto de mantras.

    7.    Siente amor por lo que haces: y más aún porque es un tiempo que te estarás dedicado a ti mismo, un regalo que le estarás haciendo a tu salud mental, física y también a tu plano espiritual.

    8.    Al finalizar cada práctica, recuerda agradecer: ya que has sido privilegiado al poder llevar a cabo la práctica de yoga. Debes siempre mostrar agradecimiento para que la abundancia entre en tu vida
 

 

Importante
La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.
En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.
La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.